lunes, 2 de noviembre de 2015

EL CALDERU RIBERANO (cepedanu)

Ya facía bien de tiempo que nun vos publicaba nada, pero hoy alcontrei un llibrín de cuentos en lleonés ("Cuentos en dialecto leonés" de C. A. Bardón, 3ª edición de 1955, original de 1907) y nun podía dejavos sin un cachín d'él.

N'este poema enséñanos cumo facían "el calderu riberanu", lo que ora evolucionou y llamamos "sopa de trucha".

Vos daréis cuenta que nun yía el lleonés de la maragatería alta que intento ponevos no mieu blog, pero entre lleoneses entendémonos ;)


EL CALDERU RIBERANO
De siguro nu sabrés que ye un calderu
matrimoniu de lus barbus cun las sopas,
más picantes que'l dimoñu y más sabrosas
que la miel que vién d' Alcarria 'n un puchenu

Amaáñase 'ste pratu riberanu
a l'uriella del rieu si vién a manu,
d' aquesta manera; stad' al cuentu,
que si l'adeprendés quédume contentu:

Se faz una fuguera 'lli prumeru,
y del agua q' allí pasa llimpia y crara
la punédes a fervere nel calderu,
y tapádes que nu i caiga la cernada.

Pouco a pouco van saliendu de las redes,
rellucientes que ye cousa q' hay que vere;
yes sacádes el bandrullo 'nun mumentu,
lus llavás un puquitín s'asi queredes,

- 1 0 5 -

y ya sina sin más cras de miramientu,
lus punedes q'escumiencen a cucere.

Nu deijedes d' ichais al mesmu tiempu,
un poucu de cebolla, puquitina,
cun hoja de laurel, aju y pimientu,
q' aquestu cuílu'l barbu nun mumentu,
con un poucu de sal a rematina.

¿Que cumu se cunoz que 'stán cucidus?
nu ye cousa que tenga mucha cencia;
cuandu tengan lus ojus bién salidus,
ya 'stán nel justu punto, que 'n cuncencia,
n' hay outra fiel razón más que decivus.

Güelv' a decivus, que si hay outra razón,
y que 'stá ya la cousa nel sou puntu,
pa meteyes dende lluego la sazón,
que y' un poucu aceite, perejil y untu,
cun pimientu picante; nel murteru
regulvéslu y facés que cueza juntu,
cun lus barbus q' asperan nel calderu.

Migades unas sopas 'nun cacharru,
lu mesmu da prigüela que de barru,
y dispués que fierv' un poucu la sazón,
ye dades al calderu 'n columbrón.

Ya tenés a lus barbus ¡cuitadicus!
encima de las sopas asperandu,
a turráis outru poucu lus fucicus,

-106 —
Mintres q' un padre nuestru ys vais rezandu.

Al deciyes ¡amén!, fuera cun ellus
que las sopas ya 'stán bién empapadas,
y hora ya nu tenés más que cumelus,
si las bóucas están apreparadas.

¿Queredes tenedore? vade al cierru
q' al rieu nu si llevan lus de fierru,
facéye punta un palu verde u secu,
y tenés tenedore ya cumpretu.

¿La cuchare pa las sopas? ¡que bubada!
de curteza de fugaza nu ye mala,
y tenédes la ventaja 'n acabandu,
que cumédes la cuchare cun el mangu.


lunes, 27 de octubre de 2014

Nun tiengas mala lleche



Yía una comida hoy casi estinta na nuesa vida urbana. Los cunuestros  (calostros en castellano) yeran  la primeira lleche que tenía la vaca, o la cabra o l'uveya el día que pare al xato, el cabritín o el cordeirín.
Cumo l'animal yera un rancañín ontavía y nun mamaba tola lleche, se y-sacaba una pouca pa facer los cunuestros.

Facíanse así:
-Después de muñir la vaca poníase la lleche a ferver con ezúkeri/zucre (azúcar).
-De que puesto a ferver hay que remexelo de a feicho pa que nun s'apegue y queiden todos los cunuestros bien cuaxaos igualines.
-Al final quedan namás los cunuestros, la parte sólida,  y un caldín que yía'l suero la lleche.

Más o menos algo así:







Los cunuestros comíanse de postre namás n’esos días de parideira, de improviso, y d’alguno siempre acababa rellambiendo  la perola.

viernes, 28 de febrero de 2014

cuando yeramos rapaces (algunos, que yo ón lo soy)

Desde el vientre la sua madre los rapacines maragatos ya'mpezaban a dir d'un llao pa l'outro. La madre nun paraba de trabayar hasta que ñacía el rapaz, incluso n'alguna ocasión d'alguno ñacíou n'un prao.
Ni que dicir tien que nun diban al sanatorio, casi siempre los familiares o la partera'l pueblo encargábanse d'ayuda-y a la madre. Cuando ya tenían más rapaces , ese día buscábanye algo que facer pa que nun anduvieran por ende esgaviando.

A la madre facíaseye un caldo de gallina pa que aguantara a ponese buena y las vecinas y allegadas traíanye chocolate, galletas, pa ayudaye a salir pa'lantre; pal ñiño tamién y-traían camisinas, sabanicas (pañales de lienzo d'anguaño) y outras cousinas.

A los dos o tres días de ñacer había que acristianalos (outra nun-y quedaba al rapaz; si no diba pal infierno drecho jajajaja), la madre nun diba, ontavía nun estaba muy buena; llevábanlo la madrina, el padrino y el padre. Si el parto había siu muy malo y el ñiño yera'n peligro facíaseye un bautizu de socorro por d'algún familiar, yera importante que el ñiño nun se morriera sin haber siu acristianao.
A la semana d'haber ñaciu el ñiño, la madre acercábase a la puerta l'iglesia cono ñiño a facer la presentación; esperaba a la puerta a que saliera el cura a bendecila y purificala (pensábase que yera'n pecao), en luego entraban ya todos na iglesia.

D'aquí n'adelantre empezaban a facer vida normal, de a pouco la madre diba volviendo a trabayar no trabayo d'esa época, si había mucho trabayo la madre venía a daye de mamar al ñiño que alguna abuela o zagala y-había quedao con él na sua casa; no caso de que nun tuvieran abuelas y nun pudieran mantener una zagala el ñiño diba pa la tierra ,tumbábanlo n'una cuna de tixera mientras trabayaban.
Esta cuna yera parcía a un taburete de camping: tenía dos patas plegables unidas no medio en forma de tixera (d'ahí el sou nombre) con una tela por cima (com'un taburete) onde tumbábase'l ñiño.

(parcíu a esta)


Cuando volvían pa casa, d'alguna rapacina de las vecinas o familiares diban a agarra-y el ñiño pa que la madre ficiera los labores ("los" labores yeran d'echa-y de comer a los cochos, a las gallinas, encerrar las vacas y facer la cena, mientras que "las" labores yeran cousinas de costura o bordaos namás).
Si nun había naide p'agarrayelo poníanlo no carreto. El carreto yera un aparatín com'un taca-taca de madeira pero sin ruedas. Fincábase'l niño illí mientras la sua madre facía la comida o lo que anduviera faciendo por ende y así el niño estaba drecho patolexando. Algunos tenían una caxina arriba onde y-ponían cousinas pa que se quedaran embobaos xugando.

(Foto de Begoña, sacada de la esposición de fotos antíguas de Xana de Somouza)

Cuando yeran algo más grandines que'l niño ya andaba drechín, pa que nun anduviera furguiando por ende sentábanlo no caxón. Un caxón yera como un sofá pequerrín de madeira con un buraco a cada llao embaxo los apoyabrazos por onde se-y atrancaba un palín pa que'l rapaz nun cayera de focicos.

(nun alcontréi nengún caxón pero bueno, facevos una idea... Eso sí, si d'alguno quier dexame una buena foto del sou caxón estaréi encantao de ponela)



Tamíen se-y facia un "ruxe-ruxe" que yera un "sonajero" caseiro: facíase con una llatína con tapa (la mi abolina diz que alguna vez ficiéronlo con una de polvos pa matar los pioxos) que metíanye dentro unos cantines pa que ruxiera y un alambre a modo de mango.

Tolos xuguetes de los ñiños no pueblo yeran muy humildes, dábanseye buzacarras, muñecas de trapo, un silbato con una cañina de sabugueiro (sacábaseye la megolla con una punta y facíaseye una llengueta con cachín de madeira), un molino de viento (ver foto).


Pero de los xueguines y outras diabluras parlaremos outro día.

domingo, 17 de noviembre de 2013

4ª edición de cuentines ruxideiros

La fiesta San marcos

Yera un rapaz que tola vida había andao de pastor conas uveyas y llamábase Marcos. Nunca había visto ni las fiestas, ni la iglesia ni outra cousa que nun furan las uveyas.



Un día y-dixo l'amo:
-Hoy, cumo yía el día el tou santo voy a date fiesta
-¿Y qué hay na fiesta?- dixo Marcos
-Pos primeiro hay misa, lluego dante de comer y lluego baile
-Bueno, diréi por ende alantre, pero... ¿illí que fago?
-Pos fai lo que veyas facer a los outros
-Así faréi, pierda cuidao



Fuei Marcos a la fiesta y entróu na iglesia conos demás del sou pueblo. Vióu que la xente diba a la pila d'augua bendita y fincaba illí la mano, así que Marcos fízoulo igual: metióu la mano, remixióu l'augua y dixo:
-Aquí nun queda taxada nenguna, el caldín namás
Lluego vióu que la xente diba más alantre, arrodillabase y presinábase. Él fuei y fizo lo mesmo: arrodillouse y fizo unos garabatos na cara.
Tonces salióu el cura conos monagillos a decir misa. Los monagillos cuando el cura tenía las manos n'alto llevantabanye la casulla. Marcos pensóu:
-En fin,face el que fagan los outros...
Y agarróu las faldas de la rapaza que tenía delantre y llevantóulas bien alto. La rapaza del susto pusóuse a grallar y l'hombre que tenía Marcos detrás llevantouse , díoye un tornescón bueno y díxoye:
-esgraciao, nun ties vergüenza nenguna
Él fizou lo mesmo; díoye outro sopapo bueno a la rapaza de delantre y díxoye:
-dai, dai, que vienen dando
El cura que sintióu un buen tastalabardio díxo:
-¡Sacai ese fato d'iquí!
-Más fato yía usté, que lleva la camisa por cima los pantalones!- Respondióuye Marcos mientras sacábanlo a la rastra



Después yera el convite y el baile y Marcos nun sabía que facer ni a onde dir así que diba con los que más yeran; fuei tola fiesta con una familia d'once fiyos y cuando marchoron pa casa a almorzar él marchóu con ellos tamién. Como yeran muchos y lo vieron medio bobín dexáronlo comer hasta fartase.



A la noche Marcos volvióu pa casa el sou amo y este y-preguntóu:
-¿Qué tal tratóronte Marcos?
-N'un sitio tratóronme mucho bien pero n'outro andaban repartiendo sopapos, había que llevantar la falda a las rapazas y na tarteira nun había ya más que el caldo, las taxadas machoron todas
-¡Ay! Por onde habrás andao tú balandrán, ¡dios miyo, dios miyico!

martes, 8 de octubre de 2013

la ensalada más maragata

Ensalada de siega






Hoy quería ponevos una de las comidas que más gusto me dan: la ensalada de siega. Yía un platín lixero y de vrano. Cómese frieu y por eso yera una de las cosas que llevábanse pa la siega el pan pa comer; d'ahí el sou nombre.



Pero pa enseñavos el platín primeiro tenemos que parlar de comer nas tierras, porquei ¿cúmo comían si algunas veces tenían las tierras n'un sacareto perdidas no monte?
Pues bien, comían nas tierras pero sólo cousinas que pudieran comer frías y sin caldos (que igual se y-arramaba).



A las 10 comíase pouco, namás pa callar las tripas y segar bien lixero. Comíase un regoxín de pan con tortiella, o con escabeche ,o con una sardinina desnauguada o hasta con una cebolla (cruda! Com'una mazana, a bocao lleno! Imaginai zagales d'ora, qué gusto!).
A l'hora de comer (o las doce como diz la mi'abuela) comían miyor: si tenían las tierras cerquetina mandaban a los abuelos que nun segaban ya que y-ficieran unos garbanzos o unas fabas y a l'hora de comer mandaban a un fiyu a pola comida a casa los sous abuelos.
Si tenían un buen camino hasta'l pueblo portiabanla n'un cesto o n'un capacho ya pola mañana pa nun tener que volver illí. Tonces comíanlo fríeu porque nun podía facer una llumbre no monte, y por eso comían la ensalada de siega, o una arrocina con bacalao o carne de cocido fría o escabeche y huevos cocidos o algo así que nun ficiera falta calentalo. Pa beber , amás de l'augua la barrila, llevaban tamién un gotín de vino pa pasar el calor sentaos embaxo alguna carbaya.
Y pa merendar ( que p'alguno yera ya la cena porque a la vuelta metíanse na cama) comíase algo más fuerte que pa las 10 y ,además, algo salao que nun podían comer antes porque tonces morríanse de sede. Comían un regoxín de pan con un cachín de cecina ,o de jamón, o de tocino, o de chorizo, o queso (“En cortare'l queso conócese el seso” decían, porque el queso yera caro y nun cortábase mucho), algo como lo de las 10 y ,a veces si las tierras yeran cerca de casa y habían comíu bien, dexaban la ensalada de siega pa merendar.
A la noche ya comían na casa algún caldín o unas sopinas pa ir a dormir calientes.



Y ora la receta que yía bien facilexa:
Ingredientes por persona:
una patata
una cebolla
un tanxo bacalao
un huevo
y aceite, vinagre y pimentón



-Lo primeiro yía desmigayar el bacalao salao y ponelo a desnauguar (un día o dos según lo gordo que seya)
-Pónese a ferver augua pa cocer las patatas y las cebollas. N'outra tartera pónese augua tamíen pa cocer los huevos.
-Cúando las patatas estaban ya fechas escaldábase'l bacalao un momentín namás. Pélanse los huevos de que cocidos.
-Después sácase todo pa un largueiro (fuente alargada de porcelana) o pa un barreñón (cazuela sin asas) si yera pa llevalo pa las tierras. Tonces echábase pimentón por cima y luego l'aceite y'l vinagre.



Eiquí vos pongo la foto del mieu plato, del día antes de volver pa Barcelona.










jueves, 25 de octubre de 2012

La siega

La siega yía la faena más importante na tradición agrícola maragata.Yeran agricultores y ganadeiros, y n'estas fechas sacaban el grano y la paya pa to'l año.
Alrredor d'ella había outras muchas tradiciones como los cantares de la siega (coplas sobre algún feicho, canciones populares...), la comida la siega,etc.
Había dos tiempos de siega: el pan y la yerba.

La yerba


Empezaba a ségase la yerba por san Antonio nas llameras de secano, y cuando acababan estas diban pa las de regadío.
L'hombre, llevantábase templano (6 am) y marchaba a segar pola fresca él solo; almorzaba o bien unas sopas d'ayo o una copina d'auguardiente o un ponche (dos huevos, un vasín de vino y dos cucharadas de zucre).
La muyer quedaba na casa y ponía a cocer un caldo que luego llevaba al marío pa tomar las diez. Tamién pa despachar los animales (echaye de comer, sacar las vacas a bimar una tierra, etc) y llevantar los ñiños y mandalos a la escuela.

Cuando la muyer baxaba pa las tierras nun volvía hasta la hora de comer y quedaba a facer otras labores del campo (arramar la yerba, voltiarla, regar, cavar, lavar la ropa, etc)
L'hombre segaba a gadaña, dexaba la yerba en maraños o marallos (filas de yerba segada) que después arramaba la muyer (extendíanla pola tierra).

Después cuando apretaba el sol, hacia las 12 el mediodía, voltiaban la que tenían arramada. Voltiar yía daye la vuelta a la yerba cuando estaba seca por cima del sol.

Xuntaban la que tenían seca en parvas (una fila de yerba alta y gorda) que después cargarían pal carro pa recoyela, l'hombre y-daba una rocadada( o forcarada) de yerba cona forcada que la muyer coxía y colocaba con ciudao no carro pa cargar mucha cantidad.


Cuando el carro estaba bien cargao , poníanse-y los aperios y unas cañas para amarrar la yerba por cima. Entonces echábanseye las sogas: l'hombre tiraba la soga por cima y la muyer la componía polos cuatro llaos del carro y entonces y-ataban al verbigón o cuncillón n'un tornillo de metal y na baxante de la varilla. La muyer baxaba del carro y los dos “ las tiraban” pa que quedaran bien apretadas (las tensaban).
Después “echábanye las rondas”: una soga más delgada que rodeaba el carro pa que nun y-cayera la yerba.


Finalmente llevábanlo conas vacas pa descargalo no payar:
-1º l'hombre subía al carro y quitaba las sogas.
-2º la muyer conos rapaces subían pal payar
-3º l'hombre tiraba la yerba pol buqueiro pal payar, la muyer la componía y los rapaces la encalcaban. La pisaban, saltaban encima, caian de culo, dábanse cabezazos polas vigas o los tixirones...

La siega el pan


De que termina “la yerba” empieza “el pan”, antes decíase que el pan empieza cuando calla el cuco.
Normalmente hacia mediaos de xulio, pero depende del tiempo; cuando el grano estea curao.

Llevantábase uno templano y comía algo igual que na siega la yerba. La muyer quedaba na casa pa facer de comer, echar a los cochos y echar la vacas pa la becera.
De que las echaba coxía de comer ( l'almuerzo, la comida y la merienda) y marchaba pa las tierras.
Los fiyus, si yeran ya mozos, diban cono padre y si yeran ontavía unos rapacines o los agarraba una zagala que ya valiera o quedaban an ca los abuelos. Nun diban mucho pa las tierras porque los rapaces enredan y nun dexan a los padres segar.

Segábase a foz, y diban faciéndose gavillas. Una gavilla yeran tres manadas de paya bien compostinas unas encima d'outras.
De que había un buen cacho segao , arimábanse dos o tres gavillas y facíase un manoyo.
Pa atalo sacábase una garañuela. Ese trabayo facíanlo los niños de 9 años o 10.






 La garañuela yeran 12 o 13 plantas de cereal enteras (espiga y paya ), las más largas y más buenas. Si yera trigo, que tien la paya más corta y nun da pa atar el manoyo, facíanse velortos o vilortos: de paya del año antes humedecia (de centeno ya mayao), torcias unas con outras pa facer una cordina.


Después facíase una morena, porque si ploría o caía piedra namás dañábase lo d'arriba.
Pa facer la morena poníanse 2 o 3 manoyos cona espiga encima el culo el siguiente, al primeiro poníase-y unas piedras o un piorno embaxo pa que nun quedara la espiga no suelo y nun la royeran los ratones o ruchara.
Después ponianse los outros manoyos al otro andar encima la espiga de los anteriores, y así muchas filas hasta que yera grande.

De que acababan de segar el pan por tolas tierras acarriábase el pan hasta las eras , illí facíase la meda (o si había pouco, namás una morena) .


La meda (yera una construcción del cereal redonda): primero barríanse las eras con una escoba de chauguazo o xaguazo, piorno o codeso. Entonces ponianse 3 o 4 manoyos drechos cara arriba y los siguientes alrredor medio tumbaos encima d'aquellos outros.
Cuando tenía vuelo suficiente ponianse encima los siguientes manoyos n'outro piso y así hasta que acababan cono pan. Cuando namás y-quedaba un pouco diban poniendo los manoyos más pal centro pa rematar las medas en punta.

Después mayábase o trillábase, faciase pa separar el grano de la paya.
Tendíase un irao, que yeran varias filas de paya unas solapadas encima las otras pa nun dexar el grano nunca no suelo, siempre con paya embaxo.

La maya: cono porro apaliábanse las espigas pa separalas del grano, y voltiaban l'irao pa machacalo por l'outro llao.


Después apañábase la paya del suelo y tumbábase pa un bálago, un montón bien grande con tola paya sin grano (onde los rapacines xugaban a l'escondite o guardábanse pa daye un susto a los outros, o la diablura que se-y acordase).

El grano, que quedaba no suelo, barriase pa un montón y limpiábase tirando al alto cona pala, al amanecer o al atardecer que yera cuando más aire andaba.

Tonces echábase el grano pa los fuelles o las quilmas y cono carro llevábase pa la panera. Una panera yera como un silo de los d'ahora pero fecho de madera.
Yera como un armario sin puertas, con unas tablas que corríanse pa arriba o abaxo de forma que conforme díbase llenando díbanse poniendo tablas unas encima d'outras pa que nun se-y desbordara el grano hasta facelo to cerrao y que nun pudieran entrar los ratones a royer el grano. Tenian tamién una comportina en la primera tabla corredera d'abaxo pa poner el cuartal, un caldeiro o un escriño pa llenalo de grano; com'un silo moderno.

La trilla: Los manoyos esfalamendrábanse a tolos andares, a la redonda.
Pasábase-y por cima cono trillo; trillábanse.
El trillo yera una tabla con piedrinas afiladas por baxo pa cortar las payas. Yera tirao por vacas o caballos y llevaba al trillador drecho (o sentao) guiando las vacas. A veces poníanse varios trillos a la vez trillando en sentíos contrarios, unos a cada andar.
Los padres o los abuelos llevaban con ellos a los rapacines pequeños con ellos no trillo y cuando diban siendo grandines (8 o 9 años) querían dir ellos solos como buenos condutores jejeje.


Pa que quedara bien trillao había que revolver la paya, y facíase cona forcada de madera. De que estaba al otro andar seguíase trillando hasta que estaba todo bien trillao.

Cuando estaba bien trillao amontonabase todo n'una parva, que podía facese de dos maneras: cono calamón o a mano cono rastro.
Cono calamón atábase una soga a cada punta el palo y la otra punta al yugo las vacas. Tonces poníase uno encima'l calamón de rodillas pa'rrastrar la trilla, y como yera resbalando a los rapaces y-facía bien de gracia (a veces perdíase alguno pol camino entre la paya xD).
Conos rastros yera más aburrio, namás emburriábase hasta facer un montón.

Cuando ya estaba amontonada barríase la era y poníase el calamón bien estirao por baxo la parva pa saber que llao estaba barrio y cual estaba lleno de grano. Entonces limpiábase cono bildo, echábase la trilla al alto y la paya la llevaba el aire de manera que por baxo el calamón namás había paya y por cima había grano y el resto de la trilla.
Así facíase hasta que namás quedara el grano limpio.

Después acerandábase pa quitar las espigas que habíanse quedao sin mayar, o las piedras, o la porquería en general.
Usábase una ceranda primero y luego un cribo; primero caía el grano y quedaba na ceranda lo más gordo y luego no cribo caía la arena y quedaba namás el grano.

Ya limpio echábase pa los fuelles o las quilmas pa llevalo pa la panera.

La paya mayada atábase en mañizas pa llevarla pal payar pero la trillada yera más complicao: poníanse las varillas más grandes al carro y unos mantones o sábanas o una rede pa cubrir el carro y que la paya nun la llevara el aire.



Herramientas

#yerba: gadaña, vigornia, carcaxo y piedra, rastro, palo pa voltiar, carro, sogas (lurias) y forcada
#pan: foz o foucín, trillo, bilda y bildo, escoba y la balea, pala de madeira, cuartal, calamón pa xuntar la trilla, porro, carro, fuelles y quilmas, ceranda y el cribo.

-Gadaña: pa segar de pie la yerba a maraños, que yeran montones faciendo una linea.

-Carcaxo o cachoupo y la piedra: el carcaxo yía un cuerno de vaca vaciao por dentro y cona punta cortada. Illí poníaseye un tapón de madera que nun dexaba perder l'augua.
Colgábase del cinto pol gancho y llenábase de augua pa tener la piedra húmeda pa afilar la gadaña.

-Foz y el foucín: pa segar el pan tamién.


-Martillo y la vigornia: yeran pa picar la gadaña; adelgazábase el filo pa luego afilalo cona piedra. Si nun quedaba uniforme cartiábase (con ondulaciones) y nun segaba ni una farraspa.


-Rastro: usábase pa xuntar la yerba. Rastrillo grande.

-Palo pa voltiar: tenía una forqueta a la punta de abaxo (2 o 3 pinchos) para daye la vuelta a la yerba.

-Carro y sogas: pa recoyer la yerba y el pan. Las sogas y las rondas yeran pa atar la paya y que nun se cayera conos estranguniones (saltos que daba el carro nos baches las peñas)


-Forcada: ferragacho con dientes pa pinchar la yerba.

-Trillo: yera com'un trineo: resbalaba pol suelo y estripaba la yerba pa partirla. Separaba el grano de la paya al cortala. Tenía unas piedrinas afiladas incrustadas por baxo pa cortar.


-La baleya y la escoba: pa barrer la era y que nun quedara ninuna cagaya, palos o outras cousas que se mezclaran cono grano. Tamién servía pa recoger el grano.
La baleya pa repasar el grano por si y-quedaba alguna espiga suelta.

-La pala: para tirar al alto'l grano y que el viento se llevara la pueisa.

-La Bilda: pa cargar la paya trillada pal carro. La más grande la foto.
-El Bildo: pa daye la vuelta a la trilla. El pequeñín.


-Calamón: pa enganchar el trillo al yugo las vacas y pa xuntar la trilla.

-Cuartal: pa medir la cantidad de grano. En la foto aparecen una romana y embaxo el cuartillo y el cuarterón que yeran muy parcíus pero de medidas más pequeñas.


-Porro: yeran dos palos uníos por una tira de cuero. Servían pa mayar el centeno sin triturar la paya.


-Ceranda y cribo:
La ceranda yera una circulo de madera con un pelleyo de cabra lleno furacos pa que cayera el grano. Servía pa separar el grano de las piedras, cagayas, etc.
El cribo yera igual pero los furaquines yeran más pequeños pa que cayera la arena que diba conos granos.


-Fuelle y quilma: Estaban fechos los fuelles de cuero d'una cabra, o un castrón despelleyao a pelleyo cerrao. La quilma ye como un saco lino o de lienzo. Servían pa cargar el grano en el carro.

-Panera: armario empotrao pa guardar el trigo en casa. Está explicao miyor no pan.


-La bota: donde llevaban el vino.

-La barrila y el botixo: dónde llevaban l'augua. Tenia una boca y un pipiello el botixo y dos asas y una boca la barrila.
*Beber a calanexo: dexar que caiga un chorro del pipiello pa beber sin que la bouca toque el barro.


-Barril del vino: una sola boca, con un llao plano pa q asiente.

-Canciellos: yeran pa poneylos no burro y llevar feixes.



lunes, 17 de septiembre de 2012

3ª edición de cuentines ruxideiros

Xuan simple


Yera una vez Xuan simple y la muyer, que nun tenían mucho.

Díxoye un día la muyer a Xuan simple:
- tol mundo cambia y gana mucho dinero, y tú como nun vas a ferias nun ganeimos nada.
Respondióye Xuan:
-¿y que quiés que cambie? Si nun tenemos nada!
-pos unas cousas por outras!

Y en esas Xuan simple coxióu la vaca de ramal y fui(o fuei) pa la feria. Pol camino encontróu a outro que diba con una cabra y díxoye:

-¿onde vas Xuan simple?
-pos voy a la feria
-¿y que piensas facer?
-pos cambiar unas cousas por outras
-¿quiés cambiar la tu vaca pola mia cabra?
y efetivamente cerroron el trato y cambióu la vaca pola cabra.

Siguió mas alantre y encontróu uno que diba con un pavo:

-hombre, ¿Xuan simple onde vas?
-voy a mercar, ya cambiéi esta cabra pola mia vaca
-¿y quiés cambiar la tu cabra pol mieu pavo?
y efetivamente cambioron la cabra pol pavo.


Un cachín mas alantre encontróu outro:

-hombre Xuan simple, ¿vamos al negocio?
-sí, ya cambiéi la vaca pola cabra, y la cabra pol pavo
-hombre, ¿y nun querrerás cambiar el tou pavo pol mieu pollo?
y efetivamente cambioron el pavo pol pollo.


Un ratín después, encontróu una muyer barriendo abono a la puerta casa.

-muyer, ¿quies cambiar esa talega d'abono pol mieu pollo?
y efetivamente ficiéronlo, Xuan simple llegó a la feria con una talegada d'abono.


A la entrada la feria encontróuse con el sou amigo Lázaro, que y-dixo:

-hombre, ¿que faces por ende alantre?
-pues cambiando, ya cambiéi la vaca pola cabra, la cabra pol pavo, el pavo pol pollo, y el pollo pola talega d'abono.
-la que vas a preparar cuando se entere la tua muyer!
-t'aseguro que nun dirá nada, ella fuei la que me mandóu dir al cambio
-ay que no!, la que vas a armar n'un momento.
-t'aseguro que nun dirá nada, ¿que t'apuestas? ¿50 duros?
-pues 50 mismo!


Fueron pa la sua casa , Lázaro quedóu escuchando no portal y él entróu pa dentro. Fueiye contando los tratos a la sua muyer:

-cambiéi la vaca por una cabra
-muy bien porque pa la vaca nun teniamos bastante forraxe- respondióye la sua muyer
-cambiéi la cabra por un pavo
-muy bien, facíanos falta pluma pal colchón- respndióye la sua muyer
y fueiye aplaudiendo tolos cambios, hasta l'abono que yera bien bueno pa abonar la cortina
-¡y ontavía falta lo miyor, 50 duros que y-acabo de ganar al mieu amigo Lázaro sin cambiaye nada!



La muyer y pedro el geñiudo

Yeran la muyer y pedro el geñiudo; él yera muy geñiudo, tenía un genio com'un caldereiro.
Dixou la muyer al sou padre:
-ya nun sei que facer con Pedro, ya nun m'entiendo con él: por todo pega, da aulleus cara tol mundo, nun se que faré; L'outro día empezóu a daye palos a las vacas, ¡casi las mata!.
El padre respondióuye:
-pos nun y-lleves la contraria: tú, cuando él deya palos, tú agarras outro palo y daye más qu'él, al que más pueda.

La muyer fizo lo que y-mandó: al día siguiente diba cono burro y diba metelo pa casa, pero en ve de metelo de cara, pa chinchar a la sua muyer, intentóu fincalo de culo; y el burro de culo nun y-queria entrar.

Con que él coxióu una estaca y atizóuye unos palos buenos al burro, y la muyer que lo vióu; agarróu outro palo y dióye palos sin parar, al que más podía.
Él, cuando vióu que ella y-daba tamién, paróu y díxoye:
-¡ pero bruta, animal! ¡Para, que lo matas!
Ella y-respondió:
-¿ eso nun yera lo que tú querías? ¡Pos ala!,¡que entre de culo! -Y siguióu dándoye palos como una condenada.
Pedro tuvo que dir y garrarla pa que nun y-diera más palos porque lo mataba. Desde ese día tuvieron que cambiaye el nombre a Pedro porque nun y-dióu ni un palo más a las vacas, ni al burro, ni a naide.

La faba

Yérase una vez una familia que yera mucho pobre, mucho pobre; nun tenían nada que comer.
Un día el padre dixo que diba a salir a pedir pa comer y encontróuse con una muyer vieya.
Díxoye:
-tengo 7 hijos y muyer, el mieu padre y la mia madre viven con nos, y nun tenemos nada que comer, a ver si me puedes dar algo .
Ella y-contestóu:
-nun tengo que te pueda dar mas que una faba
-¿qué querrerá esta muyer que comamos 7 hijos,los mis padres ,la mia mujer y yo con un haba?-pensóu l'hombre ,pero por nun y-la rechazar, coxióyela. La muyer y-dixo:

-nun la comas, siémbrala: antes de que cuentes 5 ya habrá nacióu, antes que cuentes 10 ya será más grande que un choupo, y antes que cuentes 20 ya tendrá fabas que pelar.

Sembróula y efetivamente antes de que contara 5 nacióu, antes que contóu 10 ya yera más grande que un choupo, y antes que contara 20 ya tenía fabas que pelar.
Empezóu a pelar fabas, a pelar fabas, y sacóu un fardel d'ellas pa comer. Empezóu a cambialas por pan, por patatas y por lo que y-facía falta.

Outro día volvióu a salir y volvióu a econtrar a la muyer vieya del outro día. Ella ofrecióuye outra cosina:
-voyte a dar este mantel: ponlo na mesa y diye: "¡mantel, sírvenos!", que él te dará de tolos miyores manxares que hay.

Cuando marchóu de junto a la muyer vieya tocaban a misa y dixo:
-¿y ahora cúmo yo pierdo la misa?, yo nun pierdo la misa, y si no ¿cúmo entro con el mantel bajo'l brazo a misa?... pos y-voy a decir a esta vecina que nunca va misa que me lo guarde mientras yo voy a misa.

Llamóu a la vecina y cuando salióu una muyerina pequeña y-dixo:
-mira muyer, hoy diéronme este mantel que daríame de comer lo que yo quisiera cuando y-dixera: "¡mantel, sírvenos!", puedes cuidámelo?
-sí, sí, cuídotelo bien

Ontavía nun había acabao de encubrir y ella puso'l mantel na mesa y dijo: ¡mantel, sírvenos!
Y el mantel y-puso una de cosas buenas que imposible: jamón, rosco, aguardiente...
Dixo la muyer:
-¿yo este mantel como y-lo voy a dar a ese hombre? Con lo bien que da de comer!
Tenía outro mantel igual y lo envolvióu pa dáselo al vecino.

L'hombre salióu de misa, coxióu'l mantel envuelto, fuei pa casa y dióselo a la muyer.
-¡Hoy diéronme este mantel que cuando lo pusiéramos na mesa nos daria de comer tolo que quisiéramos!
-¡Bueno hombre!- respondióye la muyer

La muyer coxióu el mantel y lo puso na mesa, y dijo: ¡mantel, sírvenos!
Pero el mantel nada.
La mujer y-dixo:
-¡yeres un tonto, un inorante y un bobalán!; ¿cúmo va facer esas cosas un mantel? Anda, dilo tú a ver si facete caso.
Pero el mantel nada.

Volvióu por la calle alantre y díxoye a la outra muyer:
-lo puse na mesa, dixei los parabienes y nun me fizo caso nenguno.
La muyer enfadóuse:
-ay, ay, ay, cúmo esta el mundo. Mira, hoy voy a date este burro; yía vieyo, ya pa trabayo nun vale, si acaso puedes poner a un niño encima que nun pese mucho; pero cuando t'hagan falta los cuartos diye: "¡burro, caga monedas!" y él cagará monedas sin parar.

Él baxaba tan contento pa casa cuando tocan a misa, y dixóu:
-yo la misa nun la pierdo,¿ pero que fago yo cono burro? Pos voy a la vecina a ver si me cuida el burro.
Díxoye a la vecina:
-hoy diéronme este burro que y-tenía que decir: "¡burro, caga monedas!" que cagaría monedas sin parar. Cuídame el burro que voy pa misa.
-oh, nun te apures, yo guárdotelo.

Ontavía nun había acabao de escondeir el bulto que ya marchóu a por un tratante pa compraye un burro que yera parcíu. Pensaba:
-yo este burro nun y-lo puedo dar ,que face a uno rico n'un momento.

El hombre salióu de misa y coxióu el burro, marchóu con él pa casa tan contento. Fuei y díxoye a la muyer:
-hoy diéronme este burro que si nun teníamos dinero levantáramos la cola que él cagaría monedas sin parar.
La muyer cuando llegóu lo primeiro que y-fizo fuei levantaye la cola; el burro lo único que cagóu fuei unas ziscas por illí que y-dexóu todo puerco.
La mujer enfadóuse cara él:
sos un tonto!, tol mundo te engaña, ¡tós se rien de tí!.

El hombre, vuelta otra vez por illí, fuei a hablar cona muyer vieya y díxoye:
-el burro ni una moneda nos dió, namás cagóuse por tolos laos y dexóulo tó puerco.

Y la muyer respondióye riendose:
-ay, ay, ay, hoy voyte a dar outra cosa; voyte a regalar este bastón; cuando alguno se ponga cara tí, diye: "¡bastón, pega!" y el baston dará palos sin parar.
El pensóu:
-pero esta muyer... ¿yo pa que quiero este bastón? Nun tengo enemigos, nun quiero daye palos a naide. Pero por nun lo desagradecer lo coxióu.

Cuando diba pa casa tocaban a misa, como siempre pensóu:
-¿cúmo voy a entrar con este catrapazo pa misa? Pos yo la misa nun la pierdo, ¿cúmo voy a perdela? Pos voy a la vecina que me cuide el bastón.

Volvióu y dióuselo:
-díeronme este bastón y dixéronme que si alguno facíame daño dixera: "¡bastón, pega!" que él daría palos sin parar.
Ón nun había acabao de esconder el bulto y la muyer dixóu: "¡bastón, pega!" y el bastón empezóu a daye palos a ella, palos a ella, ¡dióye una panadera com'un fuelle!.

-ay que me mata!, ay que me mata!, ay que me mata!
Cuando l'hombre salióu de misa y-dixo:
-el bastón que está dándome una paliza, ¡ está matándome!.
-Pero pa que dixiste que pegara el bastón? ¡Que yo nun se paralo!, ¿ Ahora que y-fago a esto? ¡Nun puedo paralo!
Y el bastón seguía: palos a la tía.
De que vióu que nun paraba de pegar, y-dixo:
-mira diye que pare, robéite el mantel, robéite el burro, vuélvotelo a dar todo otra ve pero diye que pare.
El hombre llevóu todo pa casa, el bastón paróu de pegaye a la vecina y los fiyos del hombre comieron habas con perdices.